Post

Bizcocho de harina de maíz y limón

Receta sin gluten


Este bizcocho, preparado exclusivamente con harina de maíz, no tiene gluten y presenta una textura densa, rústica, sabrosa y deliciosa. Recuerda mucho a esa repostería tradicional, bizcochos y tortas que aún se hornean por los pueblos.

Recomendamos que lo prepares en un molde de tipo corona para aseguraros que el interior quede bien cocido. Si no tienes problemas de celiaquía, puedes aligerar la miga con una cuarta parte de harina de trigo, no les quedará de un color amarillo tan intenso pero también saldrá bien. Eso sí, no puedes sustituirla por harina de maíz refinada ni de maíz cocida, tiene que ser la harina o masa de maíz natural molida, que encontraras en algunos establecimientos o la puedes elaborar en casa.

Ingredientes:

Harina o masa de maíz amarilla natural 250 g

Mantequilla a temperatura ambiente 250 g

Azúcar 200 g

Huevos 5

Gasificante de repostería (sobre blanco y morado) 1

Ralladura de limón 1

Sal pizca

Preparación:

Empezaremos precalentando el horno a 170ºC con calor arriba y abajo. Engrasamos un molde corona de 23 cm con un poco de mantequilla y lo enharinamos, sacudiendo el exceso que nos haya quedado. Debemos recordar engrasar bien la parte central del molde para poder sacarlo al final, una vez horneado, sin dificultad.

Comenzaremos batiendo las claras a punto de nieve con una pizca de sal y unas gotas de limón. Seguidamente batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, añadimos los huevos y la ralladura de limón.

Mezclamos la harina y el sobre blanco y morado del gasificante y lo añadimos a la mezcla, removiendo lo justo para que no se vean grumos y le incorporamos con mucho cuidado las claras batidas a punto de nieve, removiendo hasta que esté todo unido. Vertemos la mezcla en el molde, la alisamos para que nos quede nivelada y horneamos durante 45 minutos o hasta que al pinchar el palillo salga limpio.

El bizcocho de harina de maíz y limón es perfecto para el desayuno con leche o café, pues este cereal consigue inyectarnos energía para toda la mañana y no tener sensación de hambre, con mucha fibra. Como es denso, rinde muchas porciones pero sin embargo se conserva fresco, si está bien tapado, durante varios días.

Fuente: Esther Clemente / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Ensalada de calabacín a la plancha

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Judías verdes con tomate

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní