Post

Bizcocho de zanahoria fit

Receta saludable


Ya de entrada confieso que el término fitfood me pareció ridículo cuando empezó a ser tendencia, pero es verdad que define bien cierto tipo de recetas que ofrecen alternativas más saludables a las tradicionales, sobre todo en dulces y repostería. Este es un ejemplo de las que a mí más me gustan, un bizcocho húmedo de zanahoria, avellana y almendra, sin gluten, sin lácteos y que yo tomo sin azúcar.

¿Por qué fit? Porque la idea no es que sea “light”, buscamos potenciar los nutrientes saludables, sin contar calorías pero sí reduciendo al máximo los azúcares añadidos, las harinas refinadas y las grasas poco recomendables. El ingrediente clave de un bizcocho de este tipo está en los frutos secos, que además añaden mucho sabor, y junto con las especias, evitan tener que recurrir a edulcorantes.

Ingredientes:

250 g Zanahoria rallada fina 240 g

2 Huevos 

1 Limón

80 g  Avellana molida

70 g Almendra molida

5 ml Esencia de vainilla

5g Canela molida 5 g

3g Jengibre molido 3 g

5 ml Bicarbonato sódico

Sal una pizca

2 Clara de huevo

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde rectangular de unos 20 cm. Lavar y secar bien las zanahorias, pelarlas ligeramente si estuvieran un poco dañadas por fuera. Rallarlas hasta obtener 240 g y mezclar con el zumo de la mitad del limón. Reservar.

Romper los huevos en un recipiente con la esencia de vainilla y batir con unas varillas. Si nunca has hecho bizcochos de este tipo, puedes empezar con un poco de azúcar (unos 40-50 g) o con edulcorante al gusto, y luego probar a ir reduciéndolo hasta que te acostumbres al sabor de los demás ingredientes. Incorporar la avellana, la almendra, las especias, el bicarbonato y la sal. Remover y añadir la zanahoria, mezclando bien.

Montar aparte las otras dos claras de huevo y añadirlas a la masa, con movimientos envolventes. Llevar al molde, igualar la parte superior con ayuda de una espátula y añadir un poco de canela, si se desea. Hornear durante unos 40 minutos, hasta que al pinchar el centro con un palillo salga prácticamente limpio.

Esperar un poco antes de desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla. Hay que tener en cuenta que dependiendo de las zanahorias, el tamaño de los huevos y el tipo de frutos secos saldrá más o menos jugoso, pero será un bizcocho húmedo igualmente. Si usamos un molde más pequeño quedará más gordito y podría ser más húmedo aún.

Yo no diría que este bizcocho de zanahoria sin azúcar es para el postre, aunque yo me he servido más de una porción con el café después de la comida. Es perfecto para desayunar, recargar energías a media mañana o para merendar, sobre todo si vamos a hacer deporte o después de practicarlo, para recuperar energías. Al ser húmedo recomiendo guardarlo bien envuelto en la nevera si hace calor, o cortar porciones y congelarlas.

Fuente: Liliana Fuchs / Directo al Paladar

https://www.directoalpaladar.com/postres/bizcocho-sin-azucar-de-zanahoria-avellana-y-almendra-receta-fitness-saludable

 


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Ensalada de calabacín a la plancha

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Judías verdes con tomate

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní