Post

Manchas en la piel

¿Cuándo empezar a preocuparse?


Las manchas vasculares son manchas rojizas y que están asociadas a problemas de vascularización de la piel. “Podemos hablar de hemangiomas, que son dilataciones vasculares y que aparecen, principalmente, en los primeros años de vida y que hasta en un 80% de los casos desaparecen por sí solos con el paso del tiempo”, subraya la doctora Juliana Machada, dermatóloga colaboradora del Instituto de Dermatología Integral.

También son muy habituales los puntos rubí, que son lesiones redondeadas de color rojo, benignas, que no se malignizan y que, en ocasiones, tienen carácter familiar. “Aparecen frecuentemente en personas adultas y se localizan en espalda cuello y rostro en forma de manchas rojas de 2 a 6 milímetros”, subraya la doctora.

Por otro lado, las conocidas arañas vasculares (telangiectasias) son manchas vasculares bastante comunes en personas con la piel más clara y se caracterizan por pequeñas dilataciones de vasos sanguíneos que afectan, especialmente, a las áreas con más exposición a la luz solar, como el rostro y el escote.

“Muy poco frecuentes son, por su parte, las llamadas manchas de “vino de Oporto” por su intenso color. Estas no desaparecen y representan un problema estético si están en cara o cuello”, explica Machada.

Las manchas pigmentadas adquieren diferentes tonos de marrón, debido a que se producen por una sobreestimulación de la melanina (pigmento que da color a la piel y el cabello). Entre ellas encontramos los lunares (nevus), las pecas, los léntigos solares (que aparecen por una sobreexposición al sol) y el melasma, que aparece en la cara y que tienen una relación con las hormonas femeninas.

Según la experta, se pueden prevenir en alguna medida todas aquellas que tienen algo de relación con un abuso de exposición al sol. Es el caso de los léntigos solares (van apareciendo con la edad en las zonas más expuestas, como cara, escote y manos), los lunares (algunos de los cuales son resultado de una quemadura solar que puede haberse producido décadas atrás) y los puntos rubí (que además de la edad, aparecen con más frecuencia se dan en pieles que han estado mucho tiempo al sol).

“Por su parte, las pecas y el melasma pueden verse atenuados con una protección solar efectiva desde la infancia. Las pecas se dan especialmente en pieles claras y cabello pelirrojo, mientras que el melasma aparece en gran medida durante el embarazo, cuando hay cambios hormonales fuertes o cuando se toman medicamentos fotosensibles”, manifiesta.

Cada tipo de mancha tiene un tratamiento diferente para eliminarla o bien, atenuarla al máximo. Para las manchas vasculares, los tratamientos más indicados son el PDL (láser colorante pulsado), la IPL (luz pulsada intensa) y el KTP, que actúan sobre los puntos rubí, las telangiectasias (independientemente del lugar donde aparezcan, y de los hemangiomas, cuyo uso puede emplearse desde que el niño es pequeño con objeto de que no se desarrollen y puedan afectar a algunos órganos como las vías respiratorias o los ojos (la zona de la nariz y alrededor de los ojos son los lugares de más frecuente aparición), aclara la dermatóloga.

En cuanto a las manchas pigmentadas se pueden requerir combinaciones de tratamientos. La fotoprotección es el pilar básico del tratamiento. Además del tratamiento prescrito por el médico (cremas con ácido retinóico, hidroquinona, vitamina C, ácido glicólico, ácido tranexámico, entre otros despigmentantes) se puede hacer uso de aparatos médicos, como es el uso de láseres Q-Switch o fraccionales, que actúan rompiendo el pigmento, de forma que este es eliminado de manera natural por la piel, entre otros tratamientos como la microdermoabrasión, peelings químicos, mesoterapia con principios activos específicos para aclarar la piel o needeling. Todos estos tratamientos deben seguir un protocolo con la orientación del dermatólogo, pues el mal uso puede agravar las manchas o bien aparecer nuevas.



En la gran mayoría de los casos, detalla la especialista, las manchas pigmentadas tienen origen benigno, por lo que solo podrían preocuparnos a nivel estético. Sin embargo, si vemos que una mancha o lunar crece muy rápidamente, cambia de color o se vuelve rugosa, habría que acudir al dermatólogo para que la estudie ya que se podría estar ante un cáncer de piel. Para ello es fundamental realizarse autoexploraciones periódicas y aplicar la regla del ABCDE.

La regla del ABCDE puede ayudar a los pacientes a identificar un posible cáncer de piel. Las letras significan lo siguiente: A, asimetría; B, bordes irregulares; C, cambios en la coloración; D, diámetro (mayor a 0,6 centímetros): y E, evolución (si en un lunar o mancha se producen cambios de forma brusca).

Fuente: Estetic.es

https://www.consalud.es/estetic/belleza/manchas-piel-cuando-empezar-preocuparse_95364_102.html

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

¿Por qué los niños pueden aceptar la culpa de delitos que no cometieron?

Internacional

5 peligros del uso de los fuegos artificiales

Internacional

Charles Chaplin

Internacional

Grano de café venezolano triunfa en I Subasta Virtual