Post

¿Qué pasaría si el villano venciera al final de las películas?

El bien siempre gana


El bien siempre gana. Y no, no lo decimos con positividad tóxica. Hay una razón lógica por la que los malos de la película no son los vencedores de la trama o, por lo menos, no en la mayoría de las producciones. Para eso estamos hoy aquí: para evaluar qué pasaría si el villano quedará como ganador.

Aunque algunos pensarán que el motivo siempre es que “nadie mata al protagonista”, estos sin duda no han visto ‘Grey’s Anatomy’ o ‘Game of Thrones’, donde nos seguimos preguntando cómo es que sus escritores se las ingeniaban para matar a todos los personajes más queridos.

Pero, la verdad, es que la selección del “ganador” no tiene nada que ver con si se es el protagonista o el actor de reparto, sino con la recepción de la audiencia.

Antes de iniciar, conversaremos sobre el concepto del “final deprimente”. Este se refiere al final de una pelicula, una serie o algún episodio que de alguna, u otra forma, termina de forma “triste” o “trágica”.

Por naturaleza, estos finales tienden a ser muy raros, ya que estamos acostumbrados a sentir una presión abrumadora a vivir “felices por siempre”, y por lo mismo, buscamos ese tipo de desenlaces en las producciones que vemos en cualquier tipo de medio.

Este concepto también se refiere a un final infeliz de una producción que aparentaba estar repleta de felicidad. Como por ejemplo, “You Before Me” o “Yo antes de ti” una cinta completamente romántica y llena de buenas vibras, que toma un giro inesperado y triste que involucra la muerte, por su elección, del protagonista y a su pareja sin el novio perfecto.

Este tipo de finales resultan bastante raros para la audiencia, por lo que no suelen ocurrir con mucha frecuencia. Pero, cuando ocurren, suelen tener alguna especie de estrategia por detrás. Por ejemplo, para todos nosotros tuvo sentido que Thanos venciera al final de ‘Avengers: Infinity War’ pero por una simple razón: todos sabíamos que ese no era el fin, y que en ‘Avengers: Endgame’ todo volvería a la normalidad.

Otro caso es ‘Saw’. Todos sabemos que película tras película Jigsaw sale victorioso, pero seguimos viéndolas, y la razón es porque hay una continuación, no es solo dejarlo ganar por ganar, sino que la compañía detrás de la trama quiere seguir exprimiendo la saga.

Sin embargo, esta estrategia de “continuidad” no las ofrecen muchas sagas, o producciones destinadas a solo tener una oportunidad al bate, por lo mismo resulta más atractivo para nosotros, el público, ver cómo el “bueno” cumple con su destino y le gana al villano.

The Bad Guy Wins

Desde pequeños, muy pequeños, se nos enseña que los buenos siempre ganan. O, por lo menos todas las películas de Disney tienen ese mismo desenlace, aunque Úrsula es más poderosa que la Sirenita y su “chiste” del amor verdadero.

Por lo mismo, es normal que cuando el villano resulta victorioso quede un sabor agridulce en el momento. Muy distinta a la satisfacción que se siente cuando el malo pierde. O, ¿es que no sintieron un “fresquito” cuando Hulk chasqueó sus dedos para traer a todos de vuelta, y de nuevo cuando Iron Man hizo lo mismo y arriesgó su vida para acabar con Thanos de una vez por todas?

Para explicarnos mejor. No, no hay unas reglas escritas ni literales que indiquen que los malos no pueden ganar, sobre todo porque para eso existen los roles de antihéroes, como Batman, Deadpool y hasta los mismísimos Suicide Squad. Pero, es muy distinto cuando hablamos de “una victoria temporal” a cuando nos referimos a la victoria definitiva del mal versus el bien.

Al igual que con el “final deprimente”, la teoría del “la victoria del chico malo” se refiere justo a eso: al triunfo total y definitivo del villano, y, de la devastación total y absoluta del héroe de la producción.

No siempre el bueno termina muriendo, pero el solo hecho de que el villano gane es de por sí un escape al karma que no nos esperábamos, y, de nuevo, eso puede resultar rato y hasta deprimente para la audiencia. Y, por cierto, al decir “deprimente” nos referimos a que no suele recibir buenos resultados en la taquilla.

Un ejemplo de esto que comentamos es ‘The Unusual Suspects’, catalogada de las cintas más odiadas de Roger Ebert, en la que se invirtió un total de $4 millones y solo se ganó el reconocimiento de película de culto. En la producción, cinco criminales se unen a las fuerzas policiales para salirse con la suya.

A ver, no estamos diciendo que la cinta no se convirtió en un éxito solamente porque los malos ganaron, o porque una de las frases importantes de la película afirma que “el mayor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existía”, lo que implicaría que estamos consintiendo las mentiras y engaños. Pero, es probable que eso haya influido mucho en los resultados.

En el mundo de la ficción, cuando el malo gana, normalmente es para introducir una secuela o para convertirlo en una mejor versión de sí mismo. Pero, cuando el villano sale victorioso, solo como una estrategia del escritor para parecer original, o como una táctica para parecer impredecibles, no siempre la audiencia se lo toma muy bien.

La victoria del malo no genera muchas ventas

Antes de culminar con nuestra hipótesis, debemos aclarar algo. En todas estas líneas, cuando nos referimos a “malo”, no estábamos hablando de esos personajes con antivalores a los que agarramos cariño como Jack Sparrow, sino al verdadero antagonista de la trama.

Por si alguno desconoce la diferencia, teóricamente, el antihéroe es un personaje que cuenta con el mismo nivel de importancia que el héroe, pero carece de sus virtudes y valores, ya que presenta defectos como una persona normal. Mientras que el antagonista es el opuesto de todo lo que se considera correcta.




Dicho esto. Continuamos con nuestra conversación. La mayoría de las producciones eligen que el antihéroe o el héroe salgan victoriosos por un tema de cierre de la historia, de complacer a la audiencia, y porque es más satisfactorio ver al bueno ganar que al malo. Pero, algunas películas han elegido cambiar el ritmo y es ahí donde las cosas no salen tan bien.

Por ejemplo, ‘I Care a Lot’, la cinta de Netflix protagonizada por Rosemund Pike, es un ejemplo claro de cómo los malos deberían perder. Siempre.

Sí, la cinta es entretenida y funciona para pasar el rato con la familia o los amigos, pero esa mujer es realmente mala. Con intenciones malvadas, y no solo es que estafa a los ciudadanos de la tercera edad, sino que logra aliarse con un mafioso importante, crear su propia compañía de estafa nacional y casi, casi, se sale con la suya.

Quienes habrán visto, y aquí nos disculpamos por el spoiler, seguramente sintieron la misma satisfacción, que comentamos antes, cuando le dispararon en el pecho y murió en manos de la mujer que amaba. No, no estamos “podridos” por dentro, pero es que hay que admitir que era lo que se merecía.

Sin embargo, la cinta no podemos catalogarla como “excelente”, ya que no ganó ni el bueno, ni el malo, solo hubo un desenlace confuso. O, mejor, como lo hemos comentado previamente, ese tipo de finales resultan realmente raros.

Otro ejemplo de un desenlace confuso es el de ‘Gone Girl’, igualmente otra cinta de Rosemund Pike donde interpreta a una mujer que se desaparece con la intención de apuntar las sospechas para culpar a su esposa. No obstante, no solamente regresa a casa con un plan fallido, sino que obliga a su esposo a quedarse con ella. De nuevo, una historia donde no hay un bueno o un malo como el victorioso.

Permitiéndonos llegar al final de esta nota, tenemos una conclusión que puede no ser lo que muchos esperaban, y puede resultar algo subjetiva, pero aquí vamos: los malos no ganan porque sería dejar la elección de si una cinta es buena, o no, en manos de las decisiones volátiles de la audiencia.

Ustedes dirán: eso siempre es lo que pasa, pero, la verdad es que la historia nos ha demostrado que cuando el bueno gana, la audiencia tienda a juzgar a la cinta por otras cualidades. La trama, el guion, el vestuario, el maquillaje. Pero, cuando el malo sale victorioso, casi nadie se da la oportunidad de darle un chance a la producción para conseguirle aspectos positivos.

Si podemos nombrar a una, o varias cintas, donde el malo “gana” y el público se lo disfruta, tenemos que mencionar a ‘Star Wars: La Venganza de los Sith’, pero, de nuevo, caemos en el patrón de la continuación.

Sabemos que quedamos complacidos con la victoria del malo porque había otra cinta, pero, este no hubiera sido el caso sí ‘Return of the Skywalker’ hubiera terminado con el Emperador Palpatine matando a Rey y Kylo Ren, y venciendo por encima de la Resistencia.

En resumen, seguimos esperando por una cinta donde el malo gane y que en realidad se le saque provecho, y que no haya una segunda parte. Quizás ‘Joker’ o ‘Cruella’ pueden ser áreas grises, pero al fin de cuenta, esas cintas nunca tuvieron un “bueno” al quién enfrentarse. Cuéntanos, ¿tienes alguna opción que estemos pasando por alto?

Fuente:

https://www.tekcrispy.com/2021/08/01/peliculas-villano-ganador/

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Tecnología

Un smartwatch podría detectar el COVID-19

Tecnología

¿Google Chrome te funciona lento?

Tecnología

¿Rayos dentro de una jeringa?

Tecnología

Implantan con éxito la primera prótesis ocular