Post

¿Qué es el colesterol?

¿De dónde viene el colesterol?


El cuerpo produce el colesterol que requiere en el hígado y en los intestinos para que las personas no necesiten consumirlo de los alimentos. Mantener los niveles de colesterol dentro de los rangos seguros puede involucrar mantener un peso moderado y limitar el consumo de grasas saturadas.

Los niveles de colesterol necesitan estar dentro de rangos saludables para evitar una enfermedad cardíaca y un accidente cerebrovascular. Sin embargo, a menos que alguien se haga una prueba, es posible que no sepa que tiene el colesterol alto. Esto se debe a que usualmente no causa ningún síntoma.

El colesterol es un esterol, que es un tipo de lípido o grasa. Esta sustancia cerosa, blanca amarillenta, es crucial para formar las membranas de todas las células en el cuerpo humano.

Los cuerpos de las personas necesitan colesterol para formar la vitamina D y una diversidad de hormonas, como la testosterona y el estrógeno.

¿De dónde proviene?

El hígado y los intestinos producen aproximadamente el 80 % del colesterol en el cuerpo, ya que el colesterol es esencial para el funcionamiento correcto del cuerpo. Solo alrededor del 20 % del colesterol en el cuerpo proviene de los alimentos que come una persona.

¿Qué le sucede al colesterol en el cuerpo?

El cuerpo transporta colesterol y otros tipos de células grasas, llamadas triglicéridos, en el torrente sanguíneo.

Los triglicéridos son moléculas que almacenan grasa que circulan por todo el cuerpo y sirven como una fuente de energía. Tanto los triglicéridos como el colesterol son insolubles en agua. Por lo tanto, necesitan proteínas y moléculas llamadas lipoproteínas para transportarlas en la sangre a todo el cuerpo.

Los tipos principales de lipoproteínas que el cuerpo usa para transportar los lípidos (grasas) en el cuerpo son:

Quilomicrones: estas partículas grandes transportan los triglicéridos y el colesterol de la dieta del intestino al hígado y a otros tejidos del cuerpo.

Lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL, en inglés): el hígado produce estas partículas. Los músculos y los tejidos adiposos metabolizan las VLDL en lipoproteínas de baja densidad (LDL, en inglés).

LDL: las partículas pequeñas densas LDL transportan la mayoría del colesterol en la circulación del cuerpo hacia los tejidos. Las LDL entran a las arterias y los radicales libres pueden oxidarlas, causando aterosclerosis.



Lipoproteínas de alta densidad (HDL, en inglés): estas partículas juegan una función importante en transportar el colesterol de regreso al hígado, lo que ayuda a evitar que se deposite en las arterias. Las HDL tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que pueden inhibir la aterosclerosis.

Los médicos miden estos niveles de lipoproteínas para ayudarles a observar el riesgo general que tiene una persona de sufrir una enfermedad cardíaca y un accidente cerebrovascular.

Debido a que tener muchas LDL en el cuerpo puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, las personas algunas veces se refieren a estas como colesterol “malo”. Por el contrario, debido a que tener niveles altos de colesterol HDL es beneficioso, algunas personas pueden llamar a este colesterol, “bueno”.

Obtén más información sobre las diferencias entre el colesterol LDL y HDL.

El colesterol alto usualmente no causa síntomas y la única manera en la que alguien puede saber si sus niveles están sanos es realizar una prueba de sangre.

Con qué frecuencia realizar una prueba

La Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) recomienda que las personas sin un historial familiar de enfermedad cardíaca u otros factores de riesgo verifiquen sus niveles de colesterol una vez cuando lleguen a la edad de 9 a 11 años y nuevamente cuando lleguen a los 17 a 21 años.

Después de los 20 años, la Asociación Americana del Corazón sugiere que las personas vuelvan a verificar sus niveles de colesterol y otros factores de riesgo cada 4 a 6 años, mientras el riesgo permanezca bajo.

Las personas con historial familiar de enfermedad cardíaca deben hablar con un médico sobre la frecuencia con la que necesitan realizarse una prueba de colesterol.

Perfil de lípidos

Los médicos realizan un perfil de lípidos para verificar el colesterol de una persona. Esta prueba mide el colesterol total y los triglicéridos, al igual que los niveles de HDL y LDL. Los laboratorios usan una medición de miligramos por decilitro (mg/dl) para registrar el resultado de la prueba de una persona.

Rangos saludables

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), los niveles del perfil de lípidos sanos son los siguientes:


Los CDC y la AHA proporcionan los siguientes consejos para ayudar a las personas a mantener sus niveles de colesterol dentro de un rango sano y reducir su riesgo de una enfermedad cardíaca.

Mantener un peso moderado

Los CDC advierten que el sobrepeso y la obesidad aumentan los niveles de colesterol LDL. El exceso de grasa corporal afecta la manera en la que el cuerpo usa el colesterol, reduciendo su capacidad de eliminarlo de la sangre.

La combinación de estos factores aumenta el riesgo de una enfermedad cardíaca o de un accidente cerebrovascular.

Llevar una dieta saludable y equilibrada

El cuerpo produce todo el colesterol que necesita para que las personas no necesiten consumirlo de los alimentos.

Sin embargo, según una revisión de 2018, consumir colesterol de productos animales no causa una enfermedad cardiovascular. En su lugar, parece ser que es la grasa saturada la que aumenta los LDL y el riesgo general de una enfermedad cardíaca.

Por lo tanto, aunque los huevos contienen colesterol, son bajos en grasas saturadas y densos en nutrientes, así que las personas pueden incluirlos como parte de una dieta sana.

Para evitar las grasas saturadas y las grasas trans, las personas deberían intentar limitar los siguientes alimentos:

Carnes rojas, con grasa o procesadas

Productos lácteos con grasa como leche entera, queso y crema

Pasteles, galletas, donas y pastelillos

Grasas sólidas como la margarina, manteca de cerdo y manteca

Frituras

Sin embargo, las personas pueden incluir cantidades moderadas de grasas saludables, como el aceite de oliva y aguacates, en su dieta.

Consumir alimentos o bebidas altos en azúcar puede aumentar los niveles de triglicéridos de una persona. Por lo tanto, una persona debería evitar consumir demasiada azúcar, evitando las bebidas azucaradas.

Aumentar la fibra dietética

La Asociación Americana del Corazón indica que la fibra dietética puede ayudar a mejorar tus niveles de colesterol. Por lo tanto, para mantener niveles saludables de colesterol, las personas deben intentar enfocarse en incluir los siguientes alimentos en su dieta diaria:

Cereales integrales, como avena, arroz integral, cebada, quínoa y trigo (alforfón)

Frijoles y lentejas

Frutas y vegetales

Nueces y semillas

Realizar actividades físicas regulares

Según los CDC, la actividad física puede ayudar a mantener un peso moderado y reducir el colesterol de las personas y la presión sanguínea.

Los CDC advierten que los adultos deben hacer 2.5 horas de ejercicio con intensidad moderada cada semana. Las personas pueden aumentar sus niveles de actividad al subir las escaleras, caminar a la tienda o hacer ejercicios durante los comerciales de la televisión.

Deja de fumar

Fumar daña los vasos sanguíneos, y el colesterol oxidado puede acumularse en lesiones, causando placas en las arterias.

Los CDC dicen que dejar de fumar reduce el riesgo de una persona de sufrir una enfermedad cardíaca.

Limitar el consumo de alcohol

El alcohol aumenta los niveles de azúcar en la sangre y, a su vez, los niveles de triglicéridos. Por lo tanto, puede haber más grasas circulando en el torrente sanguíneo, por lo que se aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

Las personas deberían intentar limitar su consumo de alcohol a no más de dos bebidas al día para los hombres y no más de una bebida al día para las mujeres.

Consumir fitoesteroles

Los fitoesteroles son compuestos vegetales que algunas personas usan para reducir su colesterol. Las personas pueden consumir fitoesteroles de alimentos enteros, alimentos fortificados o suplementos.

Los esteroles vegetales y los estanoles tienen una estructura química similar al colesterol, por lo que evitan que el intestino absorba el colesterol. Además, los alimentos como las frutas, verduras, aceites y cereales contienen naturalmente fitoesteroles.

Fuente:

https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/de-donde-viene-el-colesterol#resumen

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

Ingredientes funcionales que promueven un envejecimiento saludable

Internacional

5 peligros del uso de los fuegos artificiales

Internacional

Charles Chaplin

Internacional

Grano de café venezolano triunfa en I Subasta Virtual